Gracias a las gestiones y desvelos de nuestro ínclito presidente, Miguel Medina, el camino de arriba (el de la antena), ya está arreglado.

              Ya se puede pasar sin miedo a atascarse en el barro.

Anuncios